Se entiende por «normalizar» una pista al aumento de volumen general. Es decir, supongamos que tenemos una pista cuyo techo es -10dB y queremos aumentar su volumen a -3dB, a eso se le llama «normalizar». Un ejemplo claro es cuando subimos o bajamos el volumen de la radio. La pega de este proceso es que la normalización se basa en el pico más alto con lo que el resto de la onda subirá el mismo tanto por cien, es decir, que si el pico más alto sube 2dB, el resto de la onda subirá lo mismo. De todas formas para conseguir los mejores resultados a la hora de normalizar, es conveniente hacerlo por cada canal individualmente; es decir, primero «left» y después normalizar el «right». Con esto conseguiremos algún dB extra en la normalización.

Para conseguir un aumento profesional del nivel de dB lo mejor es utilizar otras herramientas como compresores, enfatizadores y/o limitadores. Con estas herramientas conseguirás un aumento más preciso del volumen general, pero ¡¡¡ojo!!!, una utilización inadecuada tendrá resultados muy malos. Es bueno utilizar «normalización» si después de grabar algo en el ordenador has utilizado niveles muy bajos y deseas «amplificar» el volumen o si en un prepistado decides (en vez de subir el nivel de volumen de la mesa de mezclas) «normalizar «alguna pista en concreto. Normalizar es un proceso muy sencillo y estará de tu mano decidir cual de los procesos descritos anteriormente será el más adecuado para tus necesidades. Puedes consultar las tablas de referencia para utilizar la compresión que figuran en los manuales de sonido RANGOS DE COMPRESION.

Por último, en el proceso de normalización (y algunos procesos de compresión) figura un parámetro llamado DC (Componente Contínua) que deberás tener siempre en cuenta. Elimínalo siempre. En el siguiente Tip comentaré sobre la mencionada Componente contínua. Saludos.